Jesucristo Sacramentado

Virgen Santa Maria de Guadalupe

¡Adorado sea el Santísimo Sacramento!    ¡Ave María Purísima!

Adoración Nocturna Mexicana

Parroquia Santa Isabel de Hungría

Hermosillo, Sonora, México, sábado 18 de noviembre de 2017
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento
 

24 de diciembre:

Esperando a Jesús

Meditación y Reflexiones Cristianas: 24 de diciembre: Esperando a JesúsDe modo muy especial y extraordinario, la vida de la Virgen está centrada en Jesús. Lo está singularmente en esta víspera del nacimiento de su Hijo. Apenas podemos imaginar el recogimiento de su alma. Así estuvo siempre, y así debemos aprender a estar nosotros, en lugar de estar tan dispersos y tan distraídos por cosas que carecen de importancia.

Una sola cosa es verdaderamente importante en nuestra vida: Jesús, y cuanto a Él se refiere. La Virgen vive ese recogimiento interior en el que es posible valorar y guardar los acontecimientos, grandes y pequeños, de su vida.

En su alma todo es armonía, enriquecida por la presencia de la Santísima Trinidad. María está siempre en oración, porque todo lo hace en referencia a su Hijo. Su recogimiento interior fue constante. Su oración se fundía con su misma vida, con el trabajo y la atención a los demás. Su silencio interior era riqueza, plenitud, y contemplación. Pidamos a la Virgen este recogimiento interior necesario para ver y tratar a Dios.

La Virgen nos alienta en esta víspera del Nacimiento de su Hijo a no dejar jamás la oración, el trato con el Señor. Sin oración estamos perdidos, y con ella somos fuertes y sacamos adelante nuestras tareas. No encontraremos a lo largo de nuestra vida a nadie que nos escuche con tanto interés y con tanta atención como Jesús.

La oración es siempre enriquecedora. Incluso en ese diálogo “mudo” ante el Sagrario en el que no decimos palabras: basta mirar y sentirse mirados. ¡Qué diferencia de la frecuente palabrería de muchos hombres, palabrería que nada dice porque nada tienen que comunicar en verdad!

De la oración salimos siempre con más luz, con más alegría, con más fuerza. ¡Hablar y ser escuchado por nuestro Creador! Este es uno de los dones más grandes del hombre.

En la oración es importante la perseverancia, la fe y la humildad; procurando que no sea un monólogo en el que nos damos vueltas a nosotros mismos. El Señor nos pide sencillez, que reconozcamos nuestras faltas, y le hablemos de nuestros asuntos y de los Suyos.

Meditación y Reflexiones Cristianas: 24 de diciembre: Esperando a Jesús “Orar es hablar con Dios: de Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias... ¡flaquezas!... y acción de gracias y peticiones. Y amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte, hacerte una lumbre viva que dé calor y luz”... como maravillosamente lo expresa San José María Escrivá de Balaguer, en su libro Camino.

Ninguna persona de este mundo ha sabido tratar a Jesús como su Madre y, después de su Madre, San José... Contemplamos a José muy cerca de María, lleno de delicadezas con Ella. Jesús va a nacer. Él ha preparado lo mejor que ha podido aquella gruta. Pidámosle nosotros que nos ayude a preparar nuestra alma, ahora que tenemos tan cerca la venida de Jesús.

... Y como ya dijimos en un artículo anterior: “Preparemos la Navidad junto a Santa María y en nuestro ambiente fomentemos un clima de paz cristiana, brindemos muchas pequeñas alegrías y muestras de afecto a quienes nos rodean. Los hombres necesitan pruebas de que Cristo ha nacido en Belén... nuestra alegría se las dará”.

Junto con María, Madre de Jesús y nuestra, permanezcamos en el recogimiento interior centrado en el amor de Cristo.

Índice de Reflexiones  Índice de Temas  Ir a la Portada

 
Enlaces Bienhechores
Anuncios Patrocinados ¿Qué es esto?



Desde 1-marzo-2009 

    Añádela a tus Favoritos
 
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento