Jesucristo Sacramentado

Virgen Santa Maria de Guadalupe

¡Adorado sea el Santísimo Sacramento!    ¡Ave María Purísima!

Adoración Nocturna Mexicana

Parroquia Santa Isabel de Hungría

Hermosillo, Sonora, México, martes 21 de noviembre de 2017
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento
 

NUESTROS PATRONOS PARROQUIALES

“Sin el domingo no podemos vivir” (Emérito)

En el año 304, cuando el emperador Diocleciano prohibió a los cristianos, bajo pena de muerte, reunirse el domingo para leer las Sagradas Escrituras y celebrar la Eucaristía, 49 cristianos de Abitinia (actual Túnez) fueron sorprendidos un domingo mientras celebraban la Eucaristía a escondidas.

Después de terribles torturas para que se arrepintieran de haber desobedecido la orden imperial, el procónsul Anulino les preguntó porqué habían hecho esto. Emérito respondió a nombre de todos: “sin reunirnos el domingo para celebrar la Eucaristía no podemos vivir”. Los 49 vencieron al morir por su fe y la Eucaristía dominical.

Reflexionemos ahora nosotros, cristianos del siglo XXI. Aunque no existan esas prohibiciones del emperador, ¿Qué tan importante es para nosotros participar en la Eucaristía dominical y recibir al Señor?

Pidamos a nuestros patronos parroquiales que rueguen por nosotros, para que los cristianos de hoy, recobremos la conciencia de la importancia decisiva de la celebración dominical y tomemos de la participación en la Eucaristía el impulso necesario para un nuevo empeño en el anuncio al mundo de Cristo, “nuestra paz” (Efesios 2, 14). Amén.

Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares
Santos y beatos: cristianos ejemplares

“El que come mi carne y bebe mi sangre
tiene la vida eterna y yo le resucitaré el último día.
Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.”

(Juan 6,54-56).
 
Enlaces Bienhechores
Anuncios Patrocinados ¿Qué es esto?



Desde 1-marzo-2009 

    Añádela a tus Favoritos
 
 
Suscríbete aquí y recibe gratis nuestro boletín Peticiones de oración: oramos por ti y tus intenciones por un mes ante el Santísimo Sacramento